viernes, mayo 14, 2010

Estudio Santiago 4:1-4


Lección : Santiago 4:1-5
1 ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? 2 Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. 3 Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. 4 !!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. 5 ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?

Vs. 1. El origen de las guerras, pleitos y contiendas es nuestras propias pasiones. Estas pasiones que pertenecen a la naturaleza caída que está en nosotros, aún combaten en nuestro interior. Todavía batallamos y lo haremos cada día de nuestra vida. Pablo lo hacía (1 Co 9: 26-27). El vocablo que se tradujo pasiones, es el gr.Hedone, placer sensual; implícitamente deseo: - lujuria, placer. De ahí se deriva la palabra Hedonismo, considera el placer como el fin de la vida, por lo que se deduce que los seres humanos deberíamos dedicarnos exclusivamente a vivir en su eterna búsqueda. Sin embargo, los cristianos no viviremos en busca del placer (Ro. 13:14; Ga 5:16; 1 Juan 2:16).
Vs. 2. Aun cuando el hombre anhela, desea, se proyecta y lucha, no alcanza. Epa, dirán algunos, sí, sí alcanza. Hay gente que logra lo que se propone, hay gente capaz de manipular a varias personas a la vez con tal de conseguir lo que quiere, y lo logra. Pero el fruto que de ello obtiene es carnal, perecedero, y tales logros no lo satisfacen. Veamos Hageo 1:9. En este versículo hay algo clave: Dios le dice al pueblo que no alcanza satisfacción porque están pendientes de sus propias casas y no de la casa de Jehová, es decir de la construcción del Templo. Veamos las palabras de Jesús en Lucas 12: 29-31. Cuando Santiago nos dice, “porque no pedís”, se está refiriendo a acudir a Dios, confiar y descansar en su providencia.
Vs. 3. Ahora bien, y cuando muchos cristianos creen acercarse a Dios, están lejos. Claman e invocan a Dios, pero no quieren oír su respuesta, no aman la Voluntad de Dios. En la oración, la voluntad de Dios es esencial. Ver Mateo 6:9-10; 1 Juan 5:14-15.
Vs. 4. La palabra que se tradujo adúlteras, es el gr. Moykhos, un amante (masculino); en sentido figurado apóstata: - adúltero. La amistad con el mundo: Cuando los cristianos mantienen apego, cariño, se relacionan con el mundo. Esto no se refiere a las personas, sino más bien al arreglo ordenado, es decir , el sistema mundano. La palabra kosmos significa decoración; implícitamente el mundo (en un sentido amplio o estrecho, incluyendo a sus habitantes, literalmente o en sentido figurado [moralmente]): - adornamiento, mundo. La iglesia es un pueblo apartado del mundo, pero para eso no es preciso aislarse físicamente, sino diferenciarse del mundo. Lamentablemente vivimos en la etapa de la iglesia de Laodicea (Ap. 3:14-22) una iglesia fría y mundana. Ahora la iglesia mira al mundo para ver qué puede hacer, cómo puede crecer, cómo puede funcionar y muchas congregaciones se han vuelto enemigas de Dios.

No hay comentarios.: