lunes, febrero 01, 2010

Hebreos 12:18-24 No os habéis acercado al monte que se podía palpar, sino que...






INTRODUCCIÓN : Alguien escribió respecto a este pasaje: “Antes que Él viniera, Dios se mostraba distante y aterrador. Después que Él vino, Dios nos escoge por medio de Cristo en su misma presencia.”
¿Acaso Dios cambió? ¿Dios del Nuevo Testamento no es el mismo del Antiguo Testamento? Debemos tener claro que ambos pactos son complementarios. No es que en el Nuevo Testamento Dios se diera una vuelta y se convierte en un Dios absolutamente diferente, “más bueno”, “más tolerante”, “más paciente”, “más misericordioso” “no tan tajante y extremista”. Si sólo damos lectura al capítulo 12 hasta el final, nos daremos cuenta que Dios sigue tan severo como antes. ¡Dios sigue siendo Dios!!!
La verdad es que la gran diferencia entre el Nuevo Testamento y el Antiguo Testamento, es que en el Nuevo, Dios revela las cosas que en el Antiguo estaban entramadas, escondidas y cubiertas por símbolos (sombra y figura)… pero ¡Dios sigue siendo Dios!!!
La lectura que yo puedo hacer de la lección es más bien, que en el Evangelio todo se vuelve más empinado, todo se vuelve más real y más cercano, por lo tanto, más serio, más terrible y digno de temor y reverencia (Ver Heb. 12:28-29).
Vs. 18-21 Acercarse es la palabra gr. Proserchomai para acercarse, viene cerca, la visita, (o en sentido figurado) adora, el asentimiento.
Que se podía palpar, gr psēlaphaō manipular, es decir verificar por contacto; en sentido figurado buscar: - sentido después, manija, toque. Verificar por contacto es clave para entender la diferencia entre la Ley y La Gracia, entre el Antiguo Testamento y El Nuevo Testamento. No es que el carácter de Dios haya cambiado, no es que las cosas sean más fáciles que antes. En el Antiguo Pacto, las cosas se podían palpar, verificar mediante los sentidos. El Nuevo Testamento en cambio, es por la fe, y el hombre natural no puede discernir el Evangelio (las cosas espirituales) porque se ha de discernir espiritualmente (Ver 1 Co. 2:14). Por lo tanto, el hombre puede llevar una religión basada en las cosas que se pueden palpar, sin vivir el evangelio verdadero que es por fe.
Habla del monte que ardía en fuego, la oscuridad, las tinieblas y la tempestad, el sonido de la trompeta, la voz que hablaba. Ver: Éx 19: 10-25; Dt 4: 11-12; 5: 22-26.
La severidad de Dios. Dios es Grande, Justo, Santo, y en el Monte de Sión manifestó su poderío y su Majestad. Hemos hablado tanto de las misericordias de Dios, de su bondad, de su longanimidad, su Gracia y su paciencia, que hemos olvidado exhortar a la iglesia a la fidelidad, aduciendo a la severidad de Dios. Es cierto que la obediencia a Dios debe estar motivada por el amor a Él y no por miedo. Pero si en verdad la falta de temor de Dios es algo que ha contaminado a las iglesias de Cristo en este tiempo de una manera espantosa, es precisamente porque hemos querido esconder esta faceta del carácter de Dios.
Ver: Ro. 11:17-22,
Vs. 22-24. Qué es Sión : Sion de origen hebreo Sion (es decir Tsijon), una colina de Jerusalén; en sentido figurado la Iglesia (militante o triunfante): - Sion. La palabra "Sion" ocurre 150 veces en la Biblia, significando esencialmente "fortaleza." Ver Salmos 87:2-3. En las Escrituras, vemos cómo Sión tomando un significado espiritual, al punto de referirse a la Iglesia de Cristo, aquellos que han confiado en Él para Salvación Eterna. Ver Salmos 125:1-2.
La primera mención de la palabra "Sion" en la Biblia se encuentra en 2 Samuel 5:7, "Pero David tomó la fortaleza de Sion, la cual es la ciudad de David." Por lo tanto, Sion originalmente era el nombre de una antigua fortaleza de los jebuseos en la ciudad de Jerusalén. Sion llegó a ser no sólo una fortaleza, sino también una ciudad en la cual estaba la fortaleza. Después que David capturó "la fortaleza de Sion," Sion fue entonces llamada "la ciudad de David" (1 Reyes 8:1; 1 Crónicas 11:5; 2 Crónicas5:2). Cuando Salomón construyó el Templo en Jerusalén, la palabra Sion se expandió en significado para incluir también al Templo y el área que lo rodeaba (Salmos 2:6; 48:2, 11-12; 132:13) Eventualmente Sion fue usado como un nombre para la ciudad de Jerusalén, la tierra de Judá, y la gente de Israel como un todo (Isaías 40:9; Jeremías 31:12; Zacarías 9:13). El uso más importante de la palabra Sion es en un sentido teológico. Sion es usado figurativamente para Israel como el pueblo de Dios (Isaías 60:14). El significado espiritual de Sion es continuado en el Nuevo Testamento, donde le es dado el significado cristiano del reino espiritual de Dios, la Jerusalén celestial (Hebreos 12:22; Apocalipsis 14:1). Primera de Pedro 2:6: "Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; y el que creyere en él, no será avergonzado."

2 comentarios:

Unknown dijo...

Muy buena base para explicación del texto,entre el ámbito literal del antiguo testamento a lo espiritual del nuevo donde hoy la sangre de Jesucristo nos será demandada. Por lo que hay que perseverar hasta el fin

Unknown dijo...

Muy buena base para explicación del texto,entre el ámbito literal del antiguo testamento a lo espiritual del nuevo donde hoy la sangre de Jesucristo nos será demandada. Por lo que hay que perseverar hasta el fin