lunes, febrero 22, 2010

Estudio Bíblico : Hebreos 13;7-19

Vs. 7. Acordaos, mnemoneuo , ejercer la memoria, es decir recuerdan, también ensayar: - hacen mención, ser atento, recordar. Debemos de recordar siempre a quienes nos han enseñado la Palabra de Dios, puesto que no hay bien más preciado del que se nos pueda hacer partícipes que la instrucción bíblica, ya que la piedad que de ella se aprende, aprovecha no sólo para la vida presente sino también para la venidera (1 Timoteo 4:8). De este texto vemos que la principal y más alta labor de un pastor es la enseñanza bíblica. Aquí la palabra pastores significa, gr. Hegeomai, conducir, es decir mando(orden) (con autoridad oficial); en sentido figurado considerar, es decir considerar: - la cuenta, (ser) principal, la cuenta, la estima, el gobernador, juzga, tiene la regla, supone, piensa. Los pastores entonces, son personas mayores en autoridad. Un gobernador, quien juzga, quien tiene la regla. Es importante que las autoridades espirituales de una congregación tengan la regla (la palabra de Dios). Por eso es que Pablo nos habla que debemos presentarnos como obreros aprobados, que usan bien la palabra de verdad (2 Ti 2:15), aquí el significado de “usar bien” denota un trazo recto. Este texto dice que debemos considerar el resultado de la conducta de los siervos de Dios. Considerar, gr. anatheoreo; mirar otra vez (es decir con atención) en (literalmente o en sentido figurado): - contemplan, consideran. Debemos mirar con atención cómo se conducen, pues al ver su comportamiento veremos la fe que tienen, que es lo que finalmente debemos imitar. Es de más provecho imitar su fe que sólo su conducta. El imitar sólo la conducta de quienes nos presiden, se reduciría a observar normas o costumbres externas, sin tener convicciones. En cambio, cuando imitamos la fe, adquirimos convicción acerca de la verdad bíblica y nos comportamos conforme a esa fe. En ese caso, nuestras conductas tendrán raíces firmes en la verdadera fe. (Hab. 2:4; Heb. 10:38 Vs. 8 JESÚS, la sustancia misma de Dios, (Heb. 1:3), es inmutable, no cambia. Esto quiere decir que su carácter no cambia, su poder no mengua, sus designios son siempre los mismos, su voluntad es invariable, sus atributos son eternos. Ver Heb. 7:24, Is 9:6, Is 40:28.
Vs. 9 No os dejéis llevar. El ser llevados, bien e del gr. periphero; transportar alrededor, es decir transportan aquí y allí. Siempre surgirán doctrinas diversas, gr. poikilo; variopinto, es decir variado en carácter, y extrañas, gr. xenos; extranjero (literalmente ajeno); implícitamente un invitado. Debemos mantenernos alertas ante doctrinas, enseñanzas, ajenas. ¿Ajeno en cuanto a qué? ¿Ajeno a nuestra cultura, a nuestro país, o a nuestros prejuicios? NO, sino que debemos rechazar las enseñanzas ajenas a la Biblia. Todo lo que contradice la sana doctrina, que la pone en tela de juicio, toda enseñanza que disminuya el poder de la Palabra de Dios, es ajeno y extraño. Muchas veces lo variado llama la atención, los diferentes colores, los movimientos, tienen cierto atractivo. Lo novedoso es impactante. Pero somos llamados a seguir lo antiguo, a amar lo simple, a la vez que profundo, de la enseñanza bíblica. El autor nos dice que es aconsejable establecer, afirmar el corazón con la gracia, y no con viandas, gr. broma; alimento (literalmente o en sentido figurado), artículos sobre todo (ceremoniales) permitidos según la ley judía: - carne, vituallas.
Vs. 10 Tenemos un altar, un lugar de sacrificio, del que no pueden participar los que siguen sujetos a la ley ceremonial (viandas). Disfrutamos de cosas espirituales que no están al alcance de aquellos que no viven en la gracia de Dios, sino que aún sirven al tabernáculo (la Ley). Vivir en la gracia es el consejo atento de los apóstoles. No te jactes de nada, sino de la cruz de Cristo. No te confíes en tu carne, sino gloríate en Dios, y en él descansa. Los puritanos decían que el creer en Cristo para salvación, era como reclinarse, recostarse y descansar confiadamente. Qué vamos a hacer si Cristo ya lo hizo todo. Lo único que nos queda es negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz y seguirle, entregarnos por completo, rendir nuestro corazón a Dios sin reservas, porque ya no somos nuestros, sino de Él.
Vs. 11 Lv. 16:27, nos muestra el sacrificio que mandaba realizar la ley para el perdón de los pecados, el cual es símbolo del sacrificio único y perfecto de Cristo.
Vs. 12 Jesucristo cumplió plenamente la Ley y los Profetas. Tanto así, que aquí vemos cómo Cristo cumplió también con las normas de sacrificio para el perdón de pecados. Por nuestra santificación, fue llevado fuera de la ciudad y crucificado allí.
Vs. 13 La fe en el sacrificio de Cristo, nos justifica y nos libra del poder del pecado, pero estamos ligados a Él ya que no sólo se nos ha concedido creer en Cristo, sino también sufrir por Él. Ver Fil 1:29. Interesante leer Heb. 13:13 en versión PDT. ¿Cómo se cumple esto en los creyentes? Juan 15:20 Vs. 14 El autor menosprecia la vida presente y toma en poco los sufrimientos que se puedan experimentar en la tierra, diciendo que nuestra ciudadanía aquí no es permanente, por eso, salimos fuera para buscar la ciudadanía que seguramente está adelante. Es importante notar que uno de los significados de iglesia, gr. Ekklesía es “llamados afuera".
Vs. 15 Sacrificio de alabanza. La palabra alabanza es gr. Ainesis, acción de elogiar expresar gratitud (ofrecimiento): - alabanza. Vs. 16 Hacer el bien y compartir con los demás es un sello de la obra de Dios en el creyente. No son méritos para alcanzar algo, sino el resultado de la gratitud con Dios. Hch 4:32 nos recuerda cómo era la vida de los creyentes en la iglesia primitiva.
Vs. 17 Obedeced a vuestros pastores y someterse (gr. Hupeiko, que significa rendirse, ser débil). Para esto es necesario volver al vs. 7, recordando que los pastores nos hablan la palabra de Dios, nos enseñan, y con su conducta nos muestran su fe. En ese caso, más que someternos a la persona, nos sometemos a la palabra de Dios, ya que ningún creyente tiene autoridad en sí mismo, sino que ésta debe provenir de la Palabra de Dios. Hemos de someternos a su instrucción, porque ellos darán cuenta por lo que nos han enseñado. Las ovejas han de ser motivo de alegría para sus pastores y no de queja.
Vs. 18 y 19 La oración por los líderes espirituales, por los que siembran la palabra de Dios, es importante para que ellos se mantengan en el camino, y ministren conforme a la voluntad de Dios.

A mi Señor sea toda Gloria.

Por
Fernando García O.

No hay comentarios.: