sábado, enero 16, 2010

Y...¿la pasión por la Palabra?


1Ti 4:13 Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza.
1Ti 4:14 No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio.
1Ti 4:15 Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos.
1Ti 4:16 Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.

Ocúpate, proséjo, sostener la mente hacia, prestar atención a, tener cautela por, aplicarse uno mismo a, adherirse a:-oír, servir, escuchar, guardarse, atender, atento, dado.

Entonces debemos sostener la mente (que da la idea de concentrarse), en la lectura, en la exhortación y en la enseñanza. ¿Cuántos hacemos esto con frecuencia, como una práctica diaria?, creo que muy pocos.
Muchos hablan hoy de “pasión por Jesucristo”, “pasión por las almas”, “pasión por los perdidos”, lo único que hacen es activar, y correr como locos de acá para allá, cantan, tocan, viajan, visitan personas, hablan con ellos, comparten,… ¡pero de qué hablan!!!, si primero no hay en ellos pasión por la Palabra. ¿Qué tenemos en nuestras bocas para compartir si primero no hemos estado en el secreto de Jehová?.
Bueno, uds. me dirán ¿qué tiene que ver esto con los últimos tiempos? Estamos hablando no sólo de corrupción en el mundo, sino que nos estamos concentrando en cómo la corrupción ha entrado a la iglesia, lo que tiene como consecuencia la proliferación de falsos profetas, falsos maestros, falsos apóstoles, falsos movimientos, doctrinas de demonios, etc, y cómo cuidarnos de ellos.
Veamos Jeremías 23:16 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: No escuchéis las
palabras de los profetas que os profetizan; os alimentan con vanas esperanzas; hablan
visión de su propio corazón, no de la boca de Jehová. 17 Dicen atrevidamente a los que
me irritan: Jehová dijo: Paz tendréis; y a cualquiera que anda tras la obstinación de su
corazón, dicen: No vendrá mal sobre vosotros. 18 Porque ¿quién estuvo en el
secreto de Jehová, y vio, y oyó su palabra? ¿Quién estuvo atento (casháb
levantar las orejas, prestar atención, escuchar, mirar) a su palabra, y la oyó? 19 He aquí que la tempestad de Jehová saldrá con furor; y la tempestad que está preparada caerá sobre la cabeza de los malos. 20 No se apartará el furor de Jehová hasta que lo haya hecho, y hasta que haya cumplido los pensamientos de su corazón; en los postreros días lo entenderéis cumplidamente. 21 No envié yo aquellos profetas, pero ellos corrían; yo no les hablé, mas ellos profetizaban. 22 Pero si ellos hubieran estado en mi secreto, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y lo habrían hecho volver de su mal camino, y de la maldad de sus obras.

Cuando el Apóstol Pablo vuelve a decir “ocúpate”, en el 1 Ti 4:15, utiliza otra palabra, que es el vocablo griego meletáo; cuidar de, revolver en la mente:-ocupar, pensar. Revolver en la mente, pensar, pensar y repensar en la misma cosa, una y otra vez, verlo de uno y otro punto de vista.

Qué pasa si la Palabra de Dios no está en nosotros, si los líderes no están amando la Palabra, no se dan a la lectura, no fijan sus ojos en la Biblia,… terminaremos hablando de nuestro propio corazón, vamos a empezar a hablar de películas, de televisión, de psicología, etc. Porque el tiempo que podemos invertir en la lectura y estudio de la Palabra, va a estar seguramente concentrado en otra cosa de menor importancia, como ver televisión o hacer deportes, o cualquier otra distracción, o quizás trabajo o actividades excesivas.


Proverbios 29:18. Sin profecía el pueblo se desenfrena; Mas el que guarda la ley es bienaventurado.
Este versículo va más allá, y dice, si no hay palabra de Dios, habrá desenfreno. Un vehículo sin frenos no sabemos dónde y cómo va a terminar. Pasa lo mismo con la vida del hombre sin palabra de Dios que nos entrega dominio propio.
2 Pedro 1:19: Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;

Jeremías 20:7-9. 7. Me sedujiste, oh Jehová, y fui seducido; más fuerte fuiste que yo, y me venciste; cada día he sido escarnecido, cada cual se burla de mí. 8. Porque cuantas veces hablo, doy voces, grito: Violencia y destrucción; porque la palabra de Jehová me ha sido para afrenta y escarnio cada día. 9. Y dije: No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre; no obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude.
Fuiste más fuerte que yo… del hebreo kjazác, fijar en, atrapar, agarrar, ser fuerte (figurativamente valiente, causativo fortalecer, curar, ayudar, reparar, fortificar), obstinar, atar, ligar, restringir, conquistar:-abrazar, afirmar, agravar, alentar, -se, amparar, andar, animar, ánimo, apoderarse, apremiar, apretar, arrebatar, asir, ayudar, cargo, ceñir, -se, confirmar, convalecer, crecer, dar, dedicar, detener, echar mano, empuñar, endurecer, -se, enredar, -se, esforzar, -se, estrechez, firme, fortalecer, fortificar, forzar, fuerte, fuerza, guiar, importante, insistentemente, invitar, manejar, mano, mantener, mostrar, obstinar, poder, poderoso, predominar, prevalecer, quitar, reanimar, reedificar, reforzar, reparar, resistir, restaurar, resuelto, retener, sostener, tener, tomar, trabar, verse vencido, vencer, violento.
Violencia, kjamás,violencia; por implicación mal, daño; por meton. ganancia injusta:-afrenta, agravio, cruel, -dad, daño, desnudar, falso, forjar contra, hacer iniquidad, injuria, injurioso, injusticia, injusto, mal, maldad, malo, malvado, rapiña, robo, violencia, violenta.
Destrucción, shod; de violencia, furia:-asolamiento, despojador, despojo, destrucción, devastador, opresión, rapiña, robar, robo.

Salmos 119:20 Quebrantada está mi alma de desear Tus
juicios en todo tiempo.

Oh Señor, ten misericordia de nosotros, haz que amemos tu Palabra más que ninguna otra cosa, haz que nos enamoremos de tus juicios y los anhelemos desesperadamente, y que busquemos con ansias tus palabras, como el oso busca la miel.

No hay comentarios.: