miércoles, diciembre 23, 2009

Es pues la Fe (Estudio de Hebreos 11:1-3)

HEBREOS 11:1-3
1 Es, pues fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. 2 Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. 3 Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.

La Fe (pístis; persuasión, credibilidad; moralmente convicción (de verdad religión , o la veracidad de Dios o de un maestro religioso), específicamente confianza en Cristo para salvación; abstractamente constancia en tal profesión; por extensión, el sistema de verdad religiosa (evangelio) en sí mismo:-fe, fidelidad, fiel, gracia.)
es la certeza: gr. Jupóstasis, concretamente esencia, o abstractamente asegurar (objectivamente o subjectivamente), confianza, sustancia. Es entonces la seguridad y confianza de algo que se espera. Es la convicción de lo que no se vé. La palabra que se tradujo convicción, es la palabra gr. élenjos; prueba, convicción:-redargüir, certeza. Es interesante notar que en la versión en inglés, la biblia King James Version, tradujo elenjos como “evidence”, evidencia.

Antes de seguir adelante, es necesario establecer que el capítulo, en el contexto del capítulo anterior y de toda la carta a los Hebreos, está hablando de la fe salvífica. Del Diccionario Ilustrado de la Biblia de Wilton Nelson, se extrae la siguiente definición:
FE
Aprobación que se da a alguna verdad, o confianza que una persona deposita en otra. Fe salvífica, por ejemplo, es la total confianza del hombre en Cristo. En la teología bíblica no hay palabra más importante. Es tema predilecto de los autores del Nuevo Testamento, especialmente Pablo y Juan, pero encuentra sus antecedentes también en el Antiguo Testamento. Las tres palabras (fe, fiel y creer) se hallan en el Antiguo Testamento aproximadamente setenta y cinco veces, y en el Nuevo Testamento más de seiscientas veces. En el Antiguo Testamento la palabra fe suele usarse con referencia a Dios: su fidelidad (Dt 7.9; Is 49.7), sobre todo en guardar el pacto. La fe de los hombres tiene el sentido de una llana y entera confianza en Dios, como lo demostró Job (16.19s; 19.25-27; cf. Sal 37.3ss).
La fe es algo muy valorado por los seres humanos, aun los incrédulos. Debemos entonces separar y discernir entre la Fe Bíblica y la Fe Antibíblica. En el sentido de que la fe significa Certeza o Confianza, debemos reconocer que el ser humano confía en personas, objetos y entes, para conseguir algo que espera.
La Fe Bíblica es la Confianza en Jesucristo para Salvación. Leamos 1 Pe 1:5-9
5 Por medio de la fe, el poder de Dios los protege para que reciban la salvación que
Dios les dará a conocer en el día final.6 Eso es motivo de alegría para ustedes, aunque
durante un tiempo tengan que soportar muchas dificultades que los entristezcan. 7
Tales dificultades serán una gran prueba para su fe, y se pueden comparar con el fuego
que prueba la pureza del oro. Pero su fe es más valiosa que el oro, porque el oro no
dura para siempre. En cambio, la fe que pasa la prueba dará alabanza, gloria y honor a
Jesucristo cuando él regrese.8 Ustedes no han visto jamás a Jesús, pero aun así lo
aman. Aunque no lo pueden ver ahora, creen en él, y están llenos de un gozo
maravilloso que no puede ser expresado con palabras.9 Eso significa que están
recibiendo la salvación que es el resultado de su fe. (PDT)

La Fe debe ser bíblica: Hechos 17:2-4; Se relaciona con confiar en que Jesucristo es el Mesías, el Salvador prometido en las Escrituras.
Vs. 2 Esta fe bíblica, al establecerse en nuestro corazón, genera una conducta bíblica (Fe y Obras, Santiago 5:14 y ss.) Esta conducta viene a ser el testimonio: marturéo; ser testigo, i.e. testificar (literalmente o figurativamente):-encargar, alcanzar buen testimonio, atestiguar, buen testimonio, dar testimonio, declarar, testificar, testigo. Este versículo declara que los antiguos (presbúteros, ancianos, mayores) fueron aprobados por la fe que tuvieron, es decir, por su confianza en Dios.
Vs. 3 Nuestro entendimiento de la creación es por la fe, es decir, por lo que Dios nos enseñado en su palabra, y creemos que es así sin necesidad de que sea comprobado. Dios creo el universo (aion, edad, período de tiempo, marcado en su uso neotestamentario por características espirituales o morales. Se traduce «mundo» en dos ocasiones (Mat_28:20; 2Ti_4:10), donde propiamente debería traducirse «siglo» o «era») por medio de su palabra. La palabra crear, aquí es la palabra griega katartizo completar totalmente, reparar (literalmente o figurativamente) o ajustar:-hacer apto, completar, constituir, perfeccionar, perfectamente, preparar, remendar, restaurar, unir) Aquí “palabra” viene del gr. jrema denota aquello que es hablado, lo que es expresado de palabra o por escrito; en singular, una palabra; en plural, dicho, discurso «palabras». El significado de jrema, en su distinción de logos, queda ejemplificado en la instrucción a tomar «la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios» (Ef. 6:17); aquí la referencia no es a la Biblia entera como tal, sino al pasaje individual de las Escrituras que el Espíritu trae a nuestra memoria para su utilización en tiempo de necesidad, siendo el prerrequisito de ello la lectura habitual y memorización de las Escrituras.

Por Fernando García Olmedo.

No hay comentarios.: