miércoles, diciembre 30, 2009

LA DEFENSA DE LA FE


INTRODUCCIÓN


¿Que es un apóstol y cuántos son?


La palabra apóstol, es la traducción del griego apóstolos, que significa literalmente uno enviado (apo) del partitivo Stello, enviar. Y este vocablo se usa con respecto a nuestro Señor Jesucristo para describir su relación con Dios, como indica el Espíritu Santo en Hebreos 3:1: “Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús”Luego, Jesús, “Y cuando era de día, llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles: a Simón, a quien también llamó Pedro, a Andrés su hermano, Jacobo y Juan, Felipe y Bartolomé, Mateo, Tomás, Jacobo hijo de Alfeo, Simón llamado Zelote, Judas hermano de Jacobo, y Judas Iscariote, que llegó a ser el traidor. (Lucas 6:13-16; Mt. 10:2-4; Mr. 3:14-19), y Juan 6:70 afirma “… ¿No os he escogido yo ha vosotros los doce”; por lo tanto, sin lugar a dudas, los apóstoles de Jesucristo son doce. (Judas 1:17) y fueron elegidos conforme a su soberana voluntad.Estos tuvieron la capacidad sobrenatural para establecer doctrina, la que fue dada una vez a los santos (Judas 1:3) por medio de la revelación e inspiración; y de esta manera, comunicaron la verdad infalible revelada, es decir, las Sagradas Escrituras.


Luego de ellos, nadie puede establecer más doctrina que la que quedó instituida en el canon Bíblico.Judas, el traidor, tenía que ser reemplazado conforme a lo establecido en el Salmo 109:8 “Sean sus días pocos; Tome otro su oficio”.


Y, Pedro con los otros “apóstoles”, escogieron un reemplazante (Hchs. 1:15-26); sin embargo, vemos que la elección del doceavo apóstol la efectuó el mismo Jesucristo, y fue Pablo, el cual, aún cuando había visto al Señor Jesús (1° Cor. 9:1; 15:8), no había acompañado a los doce “todo el tiempo entre ellos”(Hchs. 1:22), pero su comisión la recibió directa del Señor mismo, después de su ascensión, para llevar el evangelio a los gentiles, cuya revelación le fue entregada en el cielo (2° Cor. 12:2-4).Se preguntará usted ¿Qué me dice de Jacobo el hermano del Señor que es llamado apóstol en Ga. 1:19, además de los doce? También tenemos a Bernabé (Hchs. 14:4,14), a Andrónico y Junías (Ro. 16:7), Epafrodito (Fil. 2:25). La respuesta es sencilla, ellos fueron a una misión en particular “enviados” (apóstoles) por la Iglesia, es decir ellos eran “apóstoles de la Iglesia”; porque los “apóstoles de Jesucristo son doce”. Como lo confirma el Espíritu Santo en el libro de Apocalipsis 21:14: “Y el muro de la ciudad tenía doce cimientos, y sobre ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero”.


LA DEFENSA DE LA FE

La epístola de Judas nos revela la gran solicitud que éste tenía de escribir a los creyentes acerca de “nuestra común salvación”; sin embargo, expresa: pero “me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Judas 1:3).Y, de esta manera, motivado por el Espíritu Santo, escribió del peligro que se cernía sobre la Iglesia por la introducción en ella de herejías destructoras (2° P. 2:1, mentiras religiosas que condenan), traídas por falsos apóstoles, que ponían en peligro las grandes verdades de la fe, que los verdaderos apóstoles habían recibido de Jesucristo, “una vez” (Judas 1:3).Que impactante es enterarse que ya, en el primer siglo de la Iglesia, comenzara a manifestarse la apostasía que precederá a la segunda venida del Señor. “Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía,…” (2° Ts. 2:3); mas aún, cuando señala que estos mercaderes de la fe se llamarían así mismos “apóstoles” (2° Co. 11:13).


EL ARMA DE LOS FALSOS APOSTOLES Y PROFETAS, LAS FALSAS DOCTRINAS

Debemos destacar que el arma mas destructiva que usa Satanás para atacar a la Iglesia del Señor por medio de sus falsos ministros y que más estragos ha causado es, sin lugar a dudas, la introducción de falsas doctrinas, las cuales son utilizadas desde el principio. Aún en el paraíso advertimos a Satanás haciendo uso de esta “estratagema”(Ef. 4:14) cuando se enfrenta a Eva. Leamos:“Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Con que Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal” (Gé. 3:1-5).Dios había dicho: “…para que no muráis”; sin embargo, Satanás (el maestro de la falsedad), dijo: “No moriréis”, y agrega: “y seréis como Dios”.Con que sutileza, este maestro del engaño, cambió la verdad de Dios por una mentira “agradable a los ojos y codiciable”.Gé. 3:6: “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría”1° Jn. 2:16: “Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo”Satanás engañó a Eva, le siguió Adán, y desde ese día la raza humana se hundió en el pantano del engaño, y caminan en las tinieblas del error a la muerte y condenación.Y esta situación no ha cambiado, hoy Satanás sigue enseñando mentiras por medio de sus “mensajeros”, a los cuales las sagradas escrituras denominan falsos Cristo, falsos apóstoles, falsos maestros, falsos profetas.


Empero, en medio de las tinieblas del error, Dios muestra su inmensa misericordia al enviarnos a sus santos hombres, para que nos enseñen el verdadero camino y la verdad por medio del cual podemos obtener la vida eterna. “Jesús dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6).Ahora, ante la inminencia de la Venida de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, una jauría de lobos rapaces ha iniciado un artera embestida en contra de las doctrinas y las disciplinas de la Iglesia del Señor, establecidas en las Sagradas Escrituras (La Santa Biblia), cumpliéndose lo dicho por el Espíritu Santo a través del apóstol Pablo:“Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño” (Hch. 20:29).


Y, por supuesto, las armas de estos inicuos son las falsas doctrinas.Estos hijos del Diablo, contradiciendo lo establecido, vienen a declarar una “nueva doctrina”, a la que ellos llaman “palabra fresca”, la cual es tan añeja como su padre, el Diablo. Estos son hombres que “siguiendo la carne, andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el señorío. Atrevidos y contumaces, no temen decir mal de las potestades superiores” (2° P. 2:10).


En su osadía, incitan a los jóvenes a rebelarse en contra de sus pastores, partiendo de las más simples disciplinas, como el uso de la corbata, insultando a los ancianos al tratarlos de odres viejos de mente cerrada. Recuerden al espíritu satánico: “¿Con que Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?”; así estos facinerosos preguntan: ¿Dónde dice que hay que ponerse corbata? (Rom. 13:1-2).


NUEVAS REDES APOSTOLICAS, TRAMPAS MORTALES

Estos falsos maestros “infiltrados” en la Iglesia (Hch. 20:29-30) “palabreros” descubridores de “nuevas doctrinas”, han creado las denominadas “redes apostólicas”.“Acecha en oculto, como el león desde su cueva; Acecha para arrebatar al pobre; Arrebata al pobre trayéndolo a su red. Se encoge, se agacha, Y caen en sus fuertes garras muchos desdichados” (Salmo 10:9-10).


LA FALSA NUEVA UNCION APOSTÓLICA Y PROFÉTICA

Estas “redes apostólicas”, denominan a sus falsos ministros “apóstoles y profetas de la nueva unción”. Y el surgimiento de este “nuevo sacerdocio”, ha nacido bajo la afirmación hereje que la “unción pasada NO SIRVE”.


Cabe hacer notar que las sagradas escrituras dicen de la UNCION: “Y harás de ello el aceite de la santa unción; superior ungüento, según el arte del perfumador, será el aceite de la unción santa” (Ex. 30:25) “…Cualquiera que compusiere ungüento semejante, y que pusiere de él sobre extraño, será cortado de entre su pueblo” (Ex. 30:33); y agrega: “Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos… Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas” (1° Juan 2:18-20)“…Cualquiera que compusiere ungüento semejante, y que pusiere de él sobre extraño, será cortado de entre su pueblo” (Ex. 30:33).Sin embargo, estos malhechores componen una “nueva unción” (Ex. 30:33), que no es otra cosa que el abominable espíritu del anticristo, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia (Ef. 2:2b), y desatando su “nueva unción” sobre extraños los declaran “apóstoles y profetas de la nueva unción”. ¡Que blasfemos! Además, agravan sus blasfemias cuando decretan*: “la unción pasada NO SIRVE”. Recordemos aquí que la unción, que según estos farsantes NO SIRVE, es la misma que vino en aquel día de pentecostés de Hechos capítulo 2, pues, nos referimos al ESPÍRITU SANTO que fue derramado sobre la Iglesia.*Nota: solo Dios decreta, es uno de los atributos de su Soberanía.


NO EXISTE TAL COSA COMO “NUEVA UNCION”, ES UNA ABSURDA MENTIRA

¿Quiénes son estos apóstoles y profetas de la nueva unción y cuáles son sus características?Ya lo decía Judas, apóstol de Jesucristo: “Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados” (Judas 1:12), de los cuales ya nos prevenía el Espíritu Santo cuando dice por, el verdadero apóstol de Jesucristo, Pablo: “También debes saber esto: que en lospostreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres(1) amadores de sí mismos, (1) Impíos, (1) aborrecedores de lo bueno,(2) avaros, vanagloriosos, (2) sin afecto natural, (2) traidores,(3) soberbios, (3) implacables, (3) impetuosos,(4) blasfemos, (4) calumniadores, (4) infatuados,(5) desobedientes a los padres, (5) intemperantes, (5) amadores de los deleites masque de Dios(6) ingratos, (6) crueles (6) que tendrán apariencia depiedad,pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita” (2° Tim. 3:1-5)Estos “falsos apóstoles y profetas”, decretan: “solo la nueva unción de rompimiento establecerá nuevos diseños de Dios” (destrucción de la actual Iglesia del Señor y sus doctrinas), atribuyéndose así mismos la capacidad para “cambiar” lo establecido en las sagradas escrituras (las doctrinas), relativizando la Santa Biblia; ya que, según ellos, ésta debe ser interpretada dentro del contexto histórico en la cual fue escrita; por lo tanto hoy se requiere de una “palabra fresca” y es necesaria una “nueva revelación” acorde con los “nuevos tiempos”. Y, de acuerdo a sus mentes retorcidas, modifican y secularizan (modernizan) nuestras “bíblicas” doctrinas y formas de cultos las que son catalogadas de tradiciones muertas. (Tergiversan el concepto “legalismo” con la finalidad de destruir las doctrinas de Dios y las disciplinas de las Iglesias, convirtiendo la Gracia de Dios enlibertinaje (2° Corintios 10:3-6)Y la abominable, autodenominada, “nueva unción” no es nada “nuevo”, como dice el Espíritu Santo: “Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe. Mas no irán más adelante; porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquéllos” (2° Ti. 3:7b).


ADVERTENCIA SOBRE LAS TINIEBLAS DE LA FALSA “NUEVA UNCION”

En nuestros días, una vez más, se ciernen sobre la Iglesia las tinieblas de la inmunda “nueva unción”, hombres y mujeres depravados que quieren imponer un nuevo sacerdocio sobre el ya existente y eterno (1° P.2:9), que denominan a sus falsos ministros “apóstoles y profetas de la nueva unción”, los cuales solo profetizan, mentiras, prosperidad material y reinos carnales, movidos por sus ambiciones y desmedida avaricia. “Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal” (Fil.3:18-19); “por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme” (2° P. 2:3).Estos falsos ministros, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo, se arrogan “la paternidad de la Iglesia” (los actuales pastores les deben “sometimiento”); por lo tanto, son ellos los que le dan “cobertura” espiritual (protección); y, además, entregarán los “nuevos diseños” (visión, revelación, propósito de la iglesia) atribuyéndose, sin ningún temor, el glorioso Ministerio del Espíritu Santo, y despreciando lo revelado enlas Sagradas Escrituras.


DECLARACIONES DE LOS LÍDERES DE ESTAS OSCURAS REDES APOSTOLICAS:- Los falsos apóstoles y profetas de la nueva unción tomarán el gobierno de la iglesia.Fruto manifiesto de su gran codicia; sin embargo, La Biblia dice: “él (Cristo) es la cabeza del cuerpo que es la iglesia (Col. 1:18).- Los falsos apóstoles y profetas de la nueva unción son el fundamento de la Iglesia.Como lo declara el Seudo apóstol Peter Wagner: “Creo que el gobierno de la iglesia finalmente ha llegado al lugar que las escrituras afirman en Efesios 2 donde habla del fundamento de la iglesia que son los apóstoles y profetas; por el contrario, La Biblia dice: “Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo” (1° Co. 3:11), de otra manera la Iglesia llevaría aproximadamente2000 años sin fundamento, que es lo que afirman estos hijos de las tinieblas, y eso es ridículo.- Se atribuyen “Infalibilidad”, John Eckhardt: “Ellos (apóstoles y profetas de la nueva unción) frecuentemente son los primeros en predicar ciertas revelaciones que Dios esta entregando a la Iglesia (Libro Movimiento Apostólico, pagina 45) “Un Apóstol puede venir y establecer una nueva revelación” (Pag 46) Prácticamente lo que aquí se esta señalando es que los nuevos “apóstoles y profetas” tienen autoridad para establecer principios doctrinales bajo supuestas revelaciones que pueden incluso estar fuera de lo establecido por la palabra de Dios, La Biblia.


Esto es un absurdo.Apoc. 22:18-19, dice: “Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.- Niegan el arrebatamiento de la Iglesia (1° Ts. 4:17), ya que los falsos apóstoles y profetas de la nueva unción establecerán el Reino y NO JESUCRISTO en su venida. Dicen: “será la iglesia la que formará un gobierno universal” (Doctrina de Roma). Transcripción de Bill Hamon Titulado “Batalla de las novias”, Nov. 1997: “la iglesia del siglo 21 será irreconocible en comparación con la iglesia del día de hoy, los apóstoles y profetas de los últimos días que están vivos tomaran la iglesia a través de la transición de la dispensación de la gracia a la dispensación del reino, de la dispensación de la iglesia mortal a la iglesia inmortal. Eliminan la “gran tribulación”, y anuncian solo prosperidad material”; es decir, NIEGAN la BIBLIA.- Ellos son “apóstoles intercesores o mediadores”La Biblia dice que solo hay un mediador y un intercesor Jesucristo (Ro. 8:26; 27 y 34)- Un artículo llamado La Nueva Reformación Apostólica, el Dr. Orrel Steinkamp nos dice: “De acuerdo a la sumarización de lo dicho por muchos de sus exponentes: La iglesia no se va a sentar mas a esperar ser helicopterizada del mundo en un plan de rescate. La iglesia estará aquí mismo por su autoridad espiritual desafiando a los principados y poderes en los lugares celestiales y poniéndolos debajo de sus pies”Según la recopilación e investigación hecha por el Dr. Steinkamp, del grupo de escritores que hoy día promueven el movimiento apostólico y profético, estos no están de acuerdo con la doctrina del rapto o levantamiento de la Iglesia, otros abiertamente la niegan y otros sencillamente no tocan el tema. Muchos se han ido al amilenialismo, es decir al establecimiento del reino sin un milenio literal, que es la posición oficial de la iglesiaCatólica Romana, la cual enseña que la iglesia al final dominara al mundo y que el reino de lo cielos es el reinado de la Iglesia.Es increíble que estas barbaridades se estén aceptando en tantas iglesias y que sus pastores estén entregando el rebaño a estos lobos rapaces que se autodenominan “apóstoles y profetas de la nueva unción”.Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios (1° Timoteo 4:1).

LA NATURALEZA APOSTÓLICA DE LA IGLESIA ESTA EN LA TOTAL ADHESION A LAS DOCTRINAS DE LA SANTA BIBLIA

No se deje engañar, la “naturaleza apostólica” de la Iglesia del Señor se encuentra en la total adhesión a la Palabra de Dios establecida en la sublime SANTA BIBLIA, la cual ha sido transmitida fielmente por los verdaderos apóstoles de JESUCRISTO en su rol fundamental (inicio); y luego, preservada hasta nuestros días por el poder del Espíritu Santo.


LA AUTORIDAD APOSTOLICA Y PROFETICA DE LOS HIJOS DE DIOS ES LA TOTAL ADHESION A LAS DOCTRINAS DE LA SANTA BIBLIA

De tal manera, que cualquier hijo de Dios que predique con base en la inmutable, inerrante, invariable y eterna palabra de Dios (La Santa Biblia), habla con autoridad apostólica y profética, y no se requiere que vengan “nuevos apóstoles y profetas” a establecer “nuevos diseños”, basados en una “nueva visión” trayendo una “palabra fresca” (nuevo evangelio), eso es apostasía.Además, siendo que el nuevo testamento no provee instrucciones para el nombramiento de “nuevos apóstoles” que traigan una “nueva palabra”, estos no son necesarios ni esenciales para la salud ni el crecimiento de la Iglesia, ni agregan nada a su naturaleza eminentemente apostólica. El canon bíblico esta completo.Alguien dirá: apóstol significa “enviado”, no veo nada de malo en denominarse así.Mas, la vanidad de hombres que se arrogan tales título y atribuciones, que están en la soberanía de Dios y en el Señorío de Jesucristo, confirma lo dicho por el Espíritu Santo: “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres…”Y que mas podemos decir, si alguno ya se autodenominan “querubines” (¿?)


PROFETAS DE LA NUEVA UNCIÓN

Y con respecto a los seudo profetas, que traen una “nueva revelación”, el Espíritu Santo nos dice: “Tenemos también la palabra profética más segura (La Santa Biblia), a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2° P. 1:19-21); quedando establecida toda doctrina de Dios en LA SANTA BIBLIA. Insistimos, el canon Bíblico esta completo.El Señor Jesucristo afirma enfáticamente en Lucas 16:16 “La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él”. También en Mateo 11:13 “Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan”. Efectivamente, los profetas (mayores y menores) cuyos libros leemos en el Antiguo Testamento, escribieron hasta la época que vino Juan el Bautista. Ellos hablaban y escribían por la inspiración del Espíritu Santo: “Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos. A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles” (1° P. 1:10-12).Hasta Juan, todos los profetas anunciaban la sombra o tipo de las cosas por venir, pero ahora el verbo se hizo carne. Además, Jesús aclara que el mayor profeta después de El hasta ese entonces no era ni Abraham, ni Moisés, ni Elías, ni Eliseo, sino que dice: “Os digo que entre los nacidos de mujeres, no hay mayor profeta que Juan el Bautista;..." (Lc. 7:28). Sin embargo su ministerio no fue uno de hacer milagros sino de ANUNCIAR A JESUS, la más gloriosa de todas labores. Y mas aún, agrega: “… pero el más pequeño en el reino de Dios es mayor que él”.Juan fue el más grande de los profetas del antiguo testamento (AT), porque el vio con sus propios ojos y participó personalmente en el cumplimiento de lo que los anteriores habían profetizado (Mt. 11:9, 10, 13; 1° P.1:10-11); pero todos los creyentes después de la cruz son todavía mayores que él, porque hemos participado en el completo entendimiento y experiencia de algo que Juan previó en forma oscura, la gloriosa obre de expiación de Cristo.Y esto constituye a todos los creyentes (nacidos de nuevo) en profetas de la Gracia (1° Cor.13:9-10; 1° Cor. 14:31); pero esto no se refiere a aquellos “hermanitos” que interrumpen el culto bajo un trance inducido por muchas alabanzas y música estridente, y comienzan a decir “el Señor me dijo…; o veo visiones…”, de cosas sin importancia y que no sirven para la edificación de la Iglesia, por el contrario, traen gran confusión y desorden.Además, cuando a estos “hermanitos adivinos” se les llama la atención enfurecidos se retiran de las congregaciones y tapan a maldiciones a quienes les reconvienen. Si bien es ciertísimo el don de profecía acerca de cosas “particulares” que sirven para “edificación, y exhortación, y consolación (1° Cor. 4:13), fundamentalmente el profeta del nuevo testamento no predice “nueva revelación”, sino que, como heraldo del Rey, anuncia la bendita Gracia de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, el verdadero evangelio.


NUEVAS DOCTRINAS APOSTATAS

Pero los “profetas de la nueva unción” traen “otro evangelio”, “No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo” (Ga. 1:7), traen una “nueva revelación” antibíblica.A fin de identificarlos, es importante nombrar algunas de las “nuevas doctrinas” que traen estos engendros de Satanás, basadas en las alucinaciones del entenebrecido corazón de sus falsos profetas y, aún cuando no entraremos en el detalle de ellas, destacaremos que NO tienen base bíblica, sino que son “producto” de la “nueva revelación” que ellos reciben: La guerra espiritual; Nuevo ministerio apostólico y profético; Establecimiento del reino; Restauración del ministerio de la mujer; Intercesión profética (Obligar a Dios por la oración).


LA SANTA BIBLIA UNICO REFERENTE VALIDO DE NUESTRA DOCTRINA

Sin embargo, a pesar de la manifestación de la apostasía, el apóstol Pedro, el apóstol Juan y Judas no muestran una sola nota de desánimo, sino gozo y gran optimismo porque Dios, sus promesas y su maravillosa palabra, la SANTA BIBLIA, como la sola y total autoridad de doctrina son el recurso del creyente en tiempo de decadencia y apostasía, y para nosotros debe ser la señal inequívoca, EL SEÑOR VIENE. “Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía” (Ts. 2:3)


LAS RECOMENDACIONES DEL ESPIRITU SANTO

“Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo. Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! (2° Juan 1:8-10 comp. con Mt. 24:13)“Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo (La SANTA BIBLIA) (Judas 1:17)“Amados, esta es la segunda carta que os escribo, y en ambas despierto con exhortación vuestro limpio entendimiento, para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles (La SANTA BIBLIA); sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias” (2° P. 3:1-3)“Que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Judas 1:3)


CONCLUSIÓN

“Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús” (He. 3:1)_Amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo; los que os decían: En el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos. Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu. Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna. A algunos que dudan, convencedlos. A otros salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por su carne.Amados hermanos, rogamos a Dios que vuestros ojos estén abiertos para no caer en las redes mortales de los “apóstoles y profetas de la nueva unción”.Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén”



Tema: La defensa de la fe


Pastor Enzo Vásquez Rojas


Iglesia Dios Proveerá (I. U. M. P., Independencia, Región Metropolitana)


miércoles, diciembre 23, 2009

Es pues la Fe (Estudio de Hebreos 11:1-3)

HEBREOS 11:1-3
1 Es, pues fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. 2 Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. 3 Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.

La Fe (pístis; persuasión, credibilidad; moralmente convicción (de verdad religión , o la veracidad de Dios o de un maestro religioso), específicamente confianza en Cristo para salvación; abstractamente constancia en tal profesión; por extensión, el sistema de verdad religiosa (evangelio) en sí mismo:-fe, fidelidad, fiel, gracia.)
es la certeza: gr. Jupóstasis, concretamente esencia, o abstractamente asegurar (objectivamente o subjectivamente), confianza, sustancia. Es entonces la seguridad y confianza de algo que se espera. Es la convicción de lo que no se vé. La palabra que se tradujo convicción, es la palabra gr. élenjos; prueba, convicción:-redargüir, certeza. Es interesante notar que en la versión en inglés, la biblia King James Version, tradujo elenjos como “evidence”, evidencia.

Antes de seguir adelante, es necesario establecer que el capítulo, en el contexto del capítulo anterior y de toda la carta a los Hebreos, está hablando de la fe salvífica. Del Diccionario Ilustrado de la Biblia de Wilton Nelson, se extrae la siguiente definición:
FE
Aprobación que se da a alguna verdad, o confianza que una persona deposita en otra. Fe salvífica, por ejemplo, es la total confianza del hombre en Cristo. En la teología bíblica no hay palabra más importante. Es tema predilecto de los autores del Nuevo Testamento, especialmente Pablo y Juan, pero encuentra sus antecedentes también en el Antiguo Testamento. Las tres palabras (fe, fiel y creer) se hallan en el Antiguo Testamento aproximadamente setenta y cinco veces, y en el Nuevo Testamento más de seiscientas veces. En el Antiguo Testamento la palabra fe suele usarse con referencia a Dios: su fidelidad (Dt 7.9; Is 49.7), sobre todo en guardar el pacto. La fe de los hombres tiene el sentido de una llana y entera confianza en Dios, como lo demostró Job (16.19s; 19.25-27; cf. Sal 37.3ss).
La fe es algo muy valorado por los seres humanos, aun los incrédulos. Debemos entonces separar y discernir entre la Fe Bíblica y la Fe Antibíblica. En el sentido de que la fe significa Certeza o Confianza, debemos reconocer que el ser humano confía en personas, objetos y entes, para conseguir algo que espera.
La Fe Bíblica es la Confianza en Jesucristo para Salvación. Leamos 1 Pe 1:5-9
5 Por medio de la fe, el poder de Dios los protege para que reciban la salvación que
Dios les dará a conocer en el día final.6 Eso es motivo de alegría para ustedes, aunque
durante un tiempo tengan que soportar muchas dificultades que los entristezcan. 7
Tales dificultades serán una gran prueba para su fe, y se pueden comparar con el fuego
que prueba la pureza del oro. Pero su fe es más valiosa que el oro, porque el oro no
dura para siempre. En cambio, la fe que pasa la prueba dará alabanza, gloria y honor a
Jesucristo cuando él regrese.8 Ustedes no han visto jamás a Jesús, pero aun así lo
aman. Aunque no lo pueden ver ahora, creen en él, y están llenos de un gozo
maravilloso que no puede ser expresado con palabras.9 Eso significa que están
recibiendo la salvación que es el resultado de su fe. (PDT)

La Fe debe ser bíblica: Hechos 17:2-4; Se relaciona con confiar en que Jesucristo es el Mesías, el Salvador prometido en las Escrituras.
Vs. 2 Esta fe bíblica, al establecerse en nuestro corazón, genera una conducta bíblica (Fe y Obras, Santiago 5:14 y ss.) Esta conducta viene a ser el testimonio: marturéo; ser testigo, i.e. testificar (literalmente o figurativamente):-encargar, alcanzar buen testimonio, atestiguar, buen testimonio, dar testimonio, declarar, testificar, testigo. Este versículo declara que los antiguos (presbúteros, ancianos, mayores) fueron aprobados por la fe que tuvieron, es decir, por su confianza en Dios.
Vs. 3 Nuestro entendimiento de la creación es por la fe, es decir, por lo que Dios nos enseñado en su palabra, y creemos que es así sin necesidad de que sea comprobado. Dios creo el universo (aion, edad, período de tiempo, marcado en su uso neotestamentario por características espirituales o morales. Se traduce «mundo» en dos ocasiones (Mat_28:20; 2Ti_4:10), donde propiamente debería traducirse «siglo» o «era») por medio de su palabra. La palabra crear, aquí es la palabra griega katartizo completar totalmente, reparar (literalmente o figurativamente) o ajustar:-hacer apto, completar, constituir, perfeccionar, perfectamente, preparar, remendar, restaurar, unir) Aquí “palabra” viene del gr. jrema denota aquello que es hablado, lo que es expresado de palabra o por escrito; en singular, una palabra; en plural, dicho, discurso «palabras». El significado de jrema, en su distinción de logos, queda ejemplificado en la instrucción a tomar «la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios» (Ef. 6:17); aquí la referencia no es a la Biblia entera como tal, sino al pasaje individual de las Escrituras que el Espíritu trae a nuestra memoria para su utilización en tiempo de necesidad, siendo el prerrequisito de ello la lectura habitual y memorización de las Escrituras.

Por Fernando García Olmedo.

miércoles, diciembre 09, 2009

SIEMPRE (Coros Unidos)



SIEMPRE


Siempre camine por el mundo sin saber que había un Dios


Siempre camine por caminos de tinieblas y maldad


Nunca imagine que posara su mirada sobre mí


Y me escogiera desde el vientre de mi madre


Siempre rehusé a creer en su palabra y en su amor


Siempre rechace cuando alguien me hablaba del señor


Nunca imagine que posara su mirada sobre mí


Y al conocerle me mostrara su amor


Coro: Y me toco no habiendo nada bueno en mí


Me transformo cambio el deseo de vivir


Con su amor calmo la sed de mi alma y


Mi corazón él lo lleno


Siempre que caí a mi lado siempre estuvo el señor


Siempre que llore con sus manos el mis lagrimas seco


Nunca imagine que posara su mirada sobre mí


Y que mi vida el pudiera redimir


Siempre rechace no sabiendo que el me daba salvación


Nunca encontré la felicidad que cristo a mi me dio


Nunca imagine que posara su mirada sobre mí


Y que me amara como nadie mas me amo



Si analizan la letra de este canto que es muy común en las iglesias pentecostales chilenas, encontraremos a lo menos 4 Doctrinas de la Gracia: La Predestinación, La Total Inhabilidad (o total depravación), La Gracia Irresistible y Regeneración.


Muy buena alabanza.